Las varas de los arados se hacían en Arribes Sayago

Muy pocos se habrán preguntado alguna vez cómo se hacían las varas para los arados -algunos se preguntarán incluso a qué nos referimos- y es que hasta que no ves el sitio donde se hacían no te das cuenta que se trata  del armazón de madera, por poner un nombre fácil, que se enganchaba al burro, o a la mula para que tirar del arado. Una pieza imprescindible a la que también se enganchaba el arado para realizar las labores del campo, que no se encontraba en cualquier sitio, prácticamente era de encargo, y había una persona que tenía los medios y la habilidad para realizarla.

Un Discovery Max del siglo pasado habría ido hasta Gamones, en la comarca de Sayago en Zamora, junto a Arribes del Duero, para enseñarnos cómo lo hacía Felipe Barrios, vecino de esta localidad. Un proceso todo lo contrario a la era industrial. Comenzaba cortando el olmo, también conocido como negrillo, en otoño, una madera dura pero que se puede doblar bien son romperse. Se humedecía y se abría en forma de Y. El tronco se colocaba en un molde de piedra en el suelo y se iba ajustándola a la forma del potro; así podía permanecer entre 6 y 25 días, aprisionada para darle la forma. Toda una labor artesanal como se habrá hecho durante centenares de años.potros-de-hacer-varas-de-arados-3

Durante 40 años estuvo Felipe Barrios haciendo estos aperos de labranza que al final terminaron costando entre 60 y 4.000 pesetas (entre 0,38 y 25 euros). Desconocemos por qué esta diferencia de precios, quizás por el tamaño, el grosor de la madera…

Aunque Felipe ya no está queda el lugar donde los hacía con los moldes de 4 potros, y el sitio para humedecer la madera. Este lugar se puede incluir en un recorrido por Gamones y sus alrededores, con un paisaje para disfrutarlo con ganas, con sus arroyos, puentes, molinos, chiviteras y mucho más, muy cerca de Arribes del Duero. Es uno de los muchos recorridos planteados por Frontera Natural (Semana del agua en flor); las coordenadas de geocaching también os llevarán hasta allí.

Las alamedas desaparecieron

En los años 80 la enfermedad de la grafiosis, provocada por un hongo con ayuda de un escarabajos del género Scolytus, acabó con la mayoría de las “alamedas” de Arribes del Duero cambiando sensiblemente su paisaje, aún así sigue siendo espectacular.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Rutas y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s